Lo que bien empieza, bien acaba. Es el caso del Edificio Loreto en Huesca, una promoción residencial que finalizó recientemente y que rápidamente tuvo que colgar el cartel de “todo vendido”. La cualificación profesional ha sido la clave.

Hay varios factores diferenciales entre este y otros proyectos de viviendas. Para comenzar, es la primera obra residencial que ha recibido el “Certificado Profesional de Instaladores de Sistemas PYL y aislamiento”, que acredita la capacitación y profesionalización de todos los instaladores que han participado en su construcción.

Además, los responsables de la obra han dotado a todo el inmueble de importantes medidas de sostenibilidad y eficiencia energética.  En todo el edificio, con doce viviendas, se han instalado más de 5.000 metros cuadrados de URSA TERRA, un material aislante que lleva en su ADN su notable capacidad de aportar confort térmico y acústico, protección frente al fuego o ahorro energético entre otras muchas ventajas.

La tabiquería interior se ha aislado con URSA TERRA

Todos los instaladores certificados que han tomado parte de esta obra forman parte de la plantilla de RP Revestimientos. Su director Rafael Perálvarez nos explicaba recientemente que todos los agentes que han intervenido en la obra han quedado muy satisfechos con el resultado: “Nuestra empresa ha disfrutado mucho con esta experiencia que ha supuesto que toda nuestra plantilla tenga reconocida su cualificación profesional. Además, la constructora y la promotora también nos han manifestado la importancia que ha tenido para ellos tener la certeza de que el aislamiento se instalaba de forma óptima”.

Todos los agentes apuestan por la cualificación

De forma muy parecida, se ha expresado la constructora, Marco Infraestructurascon quien Zona Confort tuvo la oportunidad de hablar.  Su jefe de obras y responsable de la ejecución de este proyecto residencial, Carlos Vidal, afirmaba que “ha sido muy sencillo trabajar con un equipo así. Los instaladores certificados de RP Revestimientos nos han dado la tranquilidad de que todos y cada uno de sus miembros sabe perfectamente cómo ejecutar su trabajo y cómo resolver cualquier imprevisto que se les presente. Al final esto se nota en el resultado final del proyecto”.

las viviendas se han aislado con URSA

Por su parte URSA también considera muy interesante que sus sistemas y soluciones se instalen con profesionales cualificados. Así lo reconocía Marina Alonso, directora de Marketing de la compañía: “Es una garantía saber que nuestros sistemas rendirán al máximo a lo largo de toda la vida útil del edificio. Un inmueble y los materiales que lo componen tienen una gran durabilidad, por lo que se debe asegurar su eficacia, no sólo por sus propiedades, sino también con una instalación adecuada”

Rollos de URSA TERRA empleados como aislante

En resumen, esta obra, certificada por SGS el líder mundial en inspección, verificación, análisis y certificación de productos, abre las puertas a una nueva forma de construir. Importan los materiales, importa la cualificación profesional.